Trombosis venosa profunda y linfedema

Glosario de Linfedema, Enfermedad de Milroy, Asociaciones, Drenaje manual, Niños con Linfedema, Mi vida con el linfoma y linfedema, Biopsia del Nódulo Linfático Centinela, Síndrome de Stewart-Treves, Síndrome de Meige, Hinchazón del brazo, hinchazón de la pierna, Síndrome de Melkersson Rossenthal, Drenaje linfático manual, Síndrome de Meige, El Sistema Linfático, Genetica del Linfedema, Biopsia de los ganglios linfáticos, Linfadenitis, linfangitis, Infecciones del linfedema, Linfedema y Cáncer, Linfedema Hereditario, Sindromes Linfoproliferativos, La Elefantiasis, Síndrome de distiquiasis, Linfangioleiomiomatosis, Síndrome de Klinefelter, Linfogranuloma venéreo, Dolor Cronico, Linfedema postmastectomía, Linfangiograma, Tratamiento quirúrgico, Linfadenitis, Celulitis, Linfangioma, Higroma Quistico, Antibioticos, Infecciones, Linfedema Therapists, Tratamiento Clinicos - Lymphedema Spanish - Spain, Mexico, Centra and South America

Moderators: Birdwatcher, Cassie, patoco, Senior Moderators

Trombosis venosa profunda y linfedema

Postby patoco » Sun Jun 11, 2006 5:49 am

Trombosis venosa profunda y linfedema

Complicación del linfedema

Para Visita: Lymphedema People

http://www.lymphedemapeople.com

==========================

Nombres alternativos

Coágulo en las piernas; TVP; trombosis periférica

Definición

Es una condición en la que se presenta un coágulo sanguíneo en una vena profunda (una vena que acompaña una arteria).

Causas, incidencia y factores de riesgo

La trombosis venosa profunda afecta principalmente las venas en la parte inferior de la pierna y el muslo e involucra la formación de un coágulo (trombo) en las venas más grandes del área. Este trombo puede interferir con la circulación del área y viajar a través del torrente sanguíneo (embolizar). El émbolo así creado puede alojarse en el cerebro, pulmones, corazón o en otra área y causar daño severo al órgano afectado.

Algunos de los riesgos son: permanecer sentado, reposar en cama o estar inmovilizado por mucho tiempo, como sucede en viajes largos en avión o en automóvil); cirugía o trauma reciente, especialmente cirugía de la cadera, cirugía de la rodilla o cirugía ginecológica; fracturas; haber dado a luz en los últimos 6 meses y el uso de medicamentos tales como estrógenos y píldoras anticonceptivas. Otros riesgos son antecedentes de policitemia vera, tumor maligno e hipercoagulabilidad (cambios en los niveles de los factores coagulantes sanguíneos haciendo que la sangre tenga más probabilidades de coagular) hereditaria o adquirida.

La trombosis venosa profunda se presenta con mayor frecuencia en las personas mayores de 60 años, pero se puede presentar en cualquier grupo de edad.

Síntomas

dolor de pierna, en una sola
aumento de la sensibilidad en una pierna
inflamación (edema) de sólo una pierna
aumento de la temperatura en una pierna
cambios en el color de la piel de una pierna, enrojecimiento

Signos y exámenes

Un examen puede revelar enrojecimiento, inflamación o sensibilidad en una pierna.

Se puede observar la presencia de trombosis venosa profunda a través de:

venografía de las piernas
examen de ultrasonido Doppler de una extremidad
pletismografía de las piernas
examen D-dimer de la sangre

Muchas de las causas hereditarias y adquiridas de la hipercoagulabilidad (tendencia a la coagulación) se pueden detectar por medio de exámenes de sangre:

antitrombina III, proteína C, proteína S
Leyden factor V
mutación de protrombina 20210a
tamizaje para CID
anticoagulante de lupus y anticuerpos para anticardiolipina

Tratamiento

El tratamiento de la trombosis venosis profunda está dirigido a evitar el desarrollo de un émbolo pulmonar y evitar su recurrencia.

Durante años, el tratamiento estándar ha sido un medicamento anticoagulante denominado heparina que se administra a través de la vena, el cual produce anticoagulación y tratamiento del coágulo relativamente inmediatos. Junto con la heparina, se suministra un medicamento oral denominado warfarina; dado que ésta última por lo general toma varios días para alcanzar su efectividad (hasta cuando alcanza el nivel terapéutico), se continúa la heparina hasta cuando la warfarina es terapéutica durante al menos 24 horas. Luego se continua la warfarina por lo general durante aproximadamente seis meses, aunque existe algún debate acerca de la duración óptima de la terapia. En casi todos los casos no se debe iniciar la warfarina hasta cuando no se haya comenzado con la heparina.

Debido a que la heparina se administra como una infusión intravenosa continua, requiere hospitalización; sin embargo, en algunas circunstancias, se pueden utilizar algunas formas de heparina más nuevas, conocidas como heparina de bajo peso molecular (por lo general enoxaparina). Esta heparina se puede suministrar mediante inyección una o dos veces al día y por lo tanto, puede acortar o eliminar la necesidad de hospitalización.

La warfarina produce un aumento en el tiempo de coagulación conocido como el TP, el cual se monitorea para determinar si la sangre está anticoagulada de manera suficiente. Una medida conocida como el INR estandariza las mediciones de TP entre los laboratorios; para la mayoría de los pacientes se ajusta la warfarina para conservar el INR entre 2 y 3.


Expectativas (pronóstico)

La mayoría de las trombosis venosas profundas desaparecen sin dificultad, sin embargo hay un riesgo de recurrencia y algunos pacientes pueden desarrollar algún dolor e inflamación crónicos en la pierna, conocido como síndrome postflebítico. El émbolo pulmonar es poco común cuando la trombosis venosa profunda se trata adecuadamente, pero puede ocurrir y puede ser potencialmente mortal.

Complicaciones

émbolo pulmonar
síndrome postflebítico

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe solicitar asistencia médica si se observan síntomas que sugieran la presencia de trombosis venosa profunda.

Se debe acudir a la sala de emergencias o llamar al número de emergencia local (como el 911 en Estados Unidos) si se observan síntomas como dolor torácico, dificultad respiratoria, desmayos, pérdida del conocimiento u otros síntomas severos en una persona con trombosis venosa profunda

Prevención

Se pueden prescribir anticoagulantes como medida preventiva para las personas de alto riesgo o personas que se someten a procedimientos quirúrgicos de alto riesgo. Se debe minimizar la inmovilidad de las piernas (caminar con frecuencia durante los viajes largos en avión, en automóvil, etc).

Actualizado: 11/29/2001

Versión en inglés revisada por: Robert J. Green, M.D. M.S.C.E., Division of Oncology, Good Samaritan Medical Center, West Palm Beach, FL. Review provided by VeriMed Healthcare Network.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/span ... 000156.htm

-------------------

Trombosis venosa profunda

Definición:

La trombosis de venas profundas (TVP) consiste en la presencia de un coágulo dentro de una vena profunda. Suele localizarse en las extremidades inferiores, aunque también puede producirse en las superiores y en la pelvis. Los casos más graves son los que afectan la región superior del muslo y las venas ilíacas. El 98% de las TVP se localizan en las extremidades inferiores y sólo un pequeño número lo hacen en las superiores (sin embargo, esta cifra está aumentando por el uso de las vías centrales). La tromboflebitis superficial puede extenderse hasta una vena profunda, sobre todo en el área de la unión safenofemoral.

Etiología/epidemiología:

Alrededor de 50.000-60.000 personas fallecen cada año en Estados Unidos por embolias pulmonares procedentes de una TVP, y se tratan muchos más casos. La TVP es un grave problema médico y la prevención primaria constituye un objetivo de enfermería importante. Muchos pacientes en todas las áreas del hospital y en el contexto ambulatorio presentan riesgo de TVP. Se produce TVP en alrededor del 10-30% de todos los pacientes de cirugía general y de ortopedia mayores de 40 años. El personal de enfermería debe saber qué afecciones médicas suponen un riesgo de TVP y aplicar medidas para disminuirlo.

Algunas investigacioens recientes indican que ciertos grupos étnicos, como los árabes, tienen un mayor riesgo por la elevada incidencia de alteraciones hereditarias de la coagulación. Este trabajo es preliminar y debe investigarse más.

Fisiopatología:

Virchow identificó en 1846 los tres factores necesarios para el desarrollo de trombosis de venas profundas: estasis de la sangre, traumatismo del vaso (daño endotelial) e hipercoagulahilidad. Las investigaciones actuales indican que la disminución del retorno venoso de las piernas (estasis) es el factor primario en el desarrollo de TVP.

El estasis venoso se produce durante el reposo en cama, la anestesia general, la hipotensión, la posición intraoperatoria, la deshidratación, los episodios de hipovolemia y la inmovilización con escayola. La falta de acción de bombeo de los músculos de la pantorrilla durante la anestesia puede precipitar la formación de trombos en las piernas durante las intervenciones quirúrgicas mayores. Cuanto más prolongado es el período de estasis (p. ej., reposo en cama, anestesia, escayola), más probable es la trombosis venosa. El flujo hacia adelante o anterógrado de la sangre venosa depende casi totalmente de la acción de los músculos de la pantorrilla. Es infrecuente que el estasis se deba a la compresión externa de una vena.

El traumatismo de una vena puede provocar daño endotelial, con la consiguiente agregación de plaquetas y fibrina y la formación de un coágulo. La actividad fibrinolítica disminuye con el daño endotelial. La lesión puede deberse a manipulación de la vena, golpe, punción o introducción de soluciones irritantes en el vaso. La mayor incidencia de trombosis de la vena subclavia durante los últimos años parece estar directamente relacionada con la mayor utilización de este vaso para el acceso venoso central.

La hipercoagulabilidad es difícil de cuantificar, excepto en determinadas circunstancias. La alteración de la cascada de coagulación no puede medirse en muchos pacientes. Los cambios de los componentes sanguíneos, como la policitemia rubra vera, son infrecuentes. La deshidratación, el uso de anticonceptivos orales, el tabaco, la supresión brusca de anticoagulantes y la anemia pueden contribuir a un estado de hipercoagulabilidad. Algunos expertos opinan que la tasa de coagulación aumenta en las áreas de estasis. Una teoría para explicar este hallazgo afirma que la disminución de la actividad fibrinolítica en el endotelio de las venas de las piernas reduce la capacidad del cuerpo para lisar los coágulos pequeños y aumenta la probabilidad de que se formen trombos en esos vasos. Además, las venas de la pantorrilla se dilatan con la edad, lo que incrementa el riesgo de estancamiento de la sangre.

La trombosis puede producirse en cualquier vena del cuerpo, pero es más frecuente en las piernas. Los trombos pueden extenderse y ocluir toda la longitud de la vena, y también es posible que la punta o "cola" del coágulo se desprenda y llegue a los pulmones. Cuando un trombo se desplaza por el torrente sanguíneo, se le conoce como émbolo; cuando el émbolo llega a los pulmones, se le denomina embolia pulmonar.

Manifestaciones clínicas:

Alrededor de la mitad de los pacientes con TVP no presentan signos ni síntomas obvios. El grado de sintomatología guarda a veces relación con el tamaño y la localización del trombo y con la cantidad de circulación colateral. El signo físico más habitual de TVP es la presencia de edema unilateral en cualquier extremidad. El edema puede ser leve o intenso.

El comienzo de los síntomas puede ser sutil, con ligera elevación de la temperatura y dolor en la pantorrilla. Es más probable que la palpación del músculo de la pantorrilla provoque dolor que el clásico signo de Homans (dorsiflexión del pie). El signo de Homans es positivo en menos de la tercera parte de los casos. No se recomienda la prueba de Lowenberg (inflado del manguito de presión arterial para provocar dolor). Otros signos de TVP son la dilatación de las venas superficiales, el aumento de temperatura en la pantorrilla y la sensación de pesadez en la extremidad. En la trombosis ileofemoral grave puede producirse una rara afección conocida como flegmasía cerúlea dolens, debido a la oclusión del desagüe venoso, que da lugar a un aumento de la presión arterial. Más adelante, se obstruye el flujo arterial y la muerte tisular es inminente. Estos trastornos evolucionan con rapidez y se inician con dolor agudo y coloración azulada de la piel de la pierna. El cuadro pone en peligro la vida del paciente y la supervivencia del miembro.

La ecografía dúplex venosa es un método no invasivo que puede emplearse para diagnosticar la TVP. Si la prueba es equívoca o no se dispone de ella en el hospital, se puede utilizar la venografía. Esta última tiene el inconveniente de que requiere la introducción de un medio de contraste, al que el paciente pudiera ser alérgico.

http://www.terra.es/personal2/rmm00005/trombosis.htm
User avatar
patoco
Site Admin
 
Posts: 2175
Joined: Thu Jun 08, 2006 9:07 pm

Return to Linfedema

Who is online

Users browsing this forum: No registered users and 4 guests